El inicio del curso marcado por la cuenta atrás


¿Arranca el curso? Puede decirse que sí, aunque no hace tanto de la última procesión, el último acto cofradiero, la última fiesta parroquial. Pero claro, es indudable que Fuengirola el año lo empieza y lo acaba con su patrona. Parece una contradicción en toda regla.

 

Cuando la primorosa canción de Federico Gutiérrez, Al alba, resonaba en la plaza del pueblo a principio de este mes, anunciando el ansiado momento en el que la Reina de toda Fuengirola pise de nuevo sus calles, el verano se venía abajo. Por unos minutos ya era octubre, todo cambiaba en el ambiente. El cielo de la noche se convertía en un día 6 con las banderolas azul y blancas ondeando a la par de la brisa marinera, y la plaza se transformaba en el escenario flamenco de cada mañana del 7. 

 

Con el inicio del curso cofrade, la cuenta atrás se vuelve más intensa. Se preparan los trajes de gitana, los caballos, el hermoso olor a nardos y un memorable etcétera que condicionan, no solo una feria que se torna perfecta, si no el placer de poner en boca de nuestros corazones el nombre de Rosario, o como cantaría Pablo Molinero, Mi reina coronada.


Escribir comentario

Comentarios: 0