Miércoles Santo: el morado volvió al trono de la Virgen

La Virgen de los Dolores estrenó palio y manto en una procesión que destaca por su puntualidad y amplio cortejo de nazarenos y mantillas.


El Cautivo lleva treinta años siendo puntual y este no iba a ser menos. Lo expresaba el hermano mayor de la cofradía nazarena minutos antes de que las puertas de la casa hermandad se abrieran para encauzar la procesión por las calles de Los Boliches. Sin duda, el previo a que la cruz guía pise la avenida de Jesús Cautivo, es uno de los más emocionantes de la noche. Cientos de personas, reunidas en un salón de tronos que se queda pequeño, inician la estación de penitencia tutelados por las palabras del hermano mayor y el director espiritual que, en comunión, efectúan su rezo al Señor de la túnica blanca y su madre dolorosa.

 

La Agrupación Musical Las Lagunas, que se encarga cada Miércoles Santo de anunciar que los titulares del Cautivo se van acercando, puso los primeros sones con la interpretación del Himno Nacional a la salida. Otra aspecto característico de una procesión que demostró fuerza a lo largo de su recorrido. Bien por el orden que mantuvo en todo momento, durante más de cuatro horas, o bien por el extenso cortejo que volvió a nutrirse de un gran número de nazarenos y mantillas. Desde la cabeza de procesión hasta las promesas de la Virgen se ocupaba la calle Iglesia prácticamente entera. Calle esta, por cierto, que se reaviva con mayor cantidad de público desplegada por la misma. La asistencia también fue masiva durante todo el camino, a pesar, incluso, de los encuentros futbolísticos que acaparaban la tarde-noche.

 

El buen tiempo también acompañó a una jornada que se vio concluida a las 1:47h. Momento en el que la Banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad de Jesús Nazareno de Almogía finalizó la interpretación de la Marcha Real una vez el trono de Jesús Cautivo entraba, nuevamente, en su casa hermandad. La formación musical volvió a Los Boliches junto a su banda hermana, la de música de la misma hermandad. Así, los moraos almogienses también fueron testigos del gran estreno de la Semana Santa de Fuengirola 2017, el del nuevo manto y palio para Nuestra Señora de los Dolores, con lo que se recuperó la original impronta de la imagen en la calle. El morado inundó la sección de la Virgen desde el primer nazareno hasta la última fila de músicos. Otro de los estrenos de la cofradía, aunque pasara algo más desapercibido, fue la nueva túnica del Cristo.

 

Al paso de los tronos por su sede canónica tuvo lugar el momento principal de la estación penitencial, procedida desde una pequeña tribuna instalada en la plaza del Carmen. La entrada de la Virgen a dicha plaza se manifestó alegremente con una lluvia de pétalos, proporcionando otro de los momentos destacados de la procesión. En la recogida se pronunció la saetera Estela Cabello, que cantó una saeta al Señor y otra a la dolorosa. El encuentro de los titulares antes de su entrada y la levantá a pulso de ambos tronos nos anunciaba la despedida hasta un próximo Miércoles Santo.

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0