El Corpus dejó ayer una reseñable estampa en Los Boliches

Jesús Sacramentado procesionó por Los Boliches, camino a la Plaza de San Rafael, donde esperaban las imágenes marianas del Carmen y el Cautivo.


Puede que el día de ayer no nos trajera una de las procesiones más relevante en la historia del Corpus fuengiroleño. Lo que sí es cierto es que nos dejó estampas reseñables. La luz del sol, a tempranas horas de la mañana, vislumbraba sobre las dos devociones marianas de Los Boliches. Nuestra Señora del Carmen abandonó, de nuevo, su capilla por unas horas. Volvió a salir al alba, como ya hizo en 2015 con motivo del rosario oficial de adviento. Tras la patrona, Nuestra Señora de los Dolores salió a la calle con su saya procesional y manto beige adamascado, sobre las andas procesionales de la Virgen del Carmen de Carvajal. Se proporcionaba así la primera salida matutina de la dolorosa bolichera en la actual década, pues su anterior salida con los rayos del sol se produjo en 2002, con su último traslado en pleno Domingo de Ramos. De carácter extraordinario no efectuaba ninguna salida desde el año 1988, en el que tuvo lugar una romería con motivo de su festividad gloriosa. Ambas imágenes quedaron expuestas durante toda la mañana en la plaza San Rafael, a la espera de la llegada del Santísimo. 

 

La procesión del Corpus tomó las calles tras la abarrotada Eucaristía de las 10:00h. Desde la puerta grande de la iglesia de Santa Fe partían las representaciones de todas las hermandades y cofradías, la corporación municipal, los niños que han realizado su primera comunión y el Santísimo, bajo palio, portado, de forma alterna, por los cuatro párrocos de la ciudad. La banda municipal amenizó el cortejo posicionada en la cabeza.

 

El recorrido tomó la Avenida de Los Boliches hasta San Rafael, donde se hizo parada ante el único altar montado para la ocasión. El párroco de Los Boliches ofreció unas palabras tras la oración, donde explicaba cómo estaban representadas todas las cofradías en el altar: las titulares del Cautivo y el Carmen, la pequeña réplica de la Virgen del Rosario de la carreta del Rocío y cuatro angelitos: uno con el sudario (Yacente), otro con la columna (Fusionada), otro con una réplica en miniatura del Simpecado de la Hermandad del Rocío, y el último con un ancla y un ramito de romero (Pasión). Dichas insignias también fueron trasladadas previamente.

 

El regreso de Jesús Sacramentado a la parroquia tuvo lugar alrededor de las 12:40h, tras tomar el recorrido a la inversa, en el que la presencia de público vino a ser algo imperceptible, y la participación de los vecinos más sutil que en otras ocasiones. Una vez acabada la procesión, la Virgen del Carmen y la de los Dolores volvieron a su templo.

 

Fuengirola Coronada


Escribir comentario

Comentarios: 0