La Reina de Los Boliches arrastra a miles de personas un año más

Una vez más, la marea humana inunda las calles de Los Boliches al paso de su patrona, la Virgen del Carmen.


Con cualquier marea puede la Virgen del Carmen, incluso con la humana. Este hecho vuelve a confirmarse cada 16 de julio cuando la Patrona de Los Boliches sale a la calle. Su templo se queda vacío sin su mirada, que sale a inundar de alegría al popular barrio marinero anclado entre Fuengirola y Torreblanca. Todo de bote en bote para recibir, una vez más, a la Reina de los Mares.

 

A pesar de que la procesión no daría comienzo hasta las 20:45h (puntual, por cierto), cientos de personas se congregaban con antelación en los aledaños de la iglesia de Santa Fe y la plaza del Carmen a esperas de la salida de la Virgen. Poco a poco, todo ese gentío se iría multiplicando hasta miles al paso de la imagen, que atravesó el pórtico de su parroquia a los sones del Himno Nacional y la primera Salve Marinera de la tarde, mientras caía la primera lluvia de pétalos, seguida de otras dos petaladas a su paso por la plaza, donde, además, la Banda de Música de la Hermandad del Nazareno de Almogía interpretó Reina de tu Pueblo por primera vez en la calle tras la Patrona de Los Boliches.

 

La procesión transcurrió con total normalidad y divisó un fervor en aumento. Fervor que no solo se hizo palpable en el gran número de promesas que andaron tras la imagen, o la cantidad de personas que se bañan a su alrededor durante su paseo por el mar, sino también por otro de los estrenos de la jornada, que fue el nuevo varal añadido al trono procesional, sumando desde ahora seis sobre los hombros de más de 150 marineros.

 

El trono de la Virgen recuperó el nardo en su exorno floral, junto a rosas blancas y biznagas que antecedieron a la imagen, que este año fue vestida por Joaquín Salcedo junto a su vestidora, María José Jiménez.

 

La llegada al monumento de la Virgen del Carmen se produjo en torno a las 22:30h. Momento inédito de la procesión bolichera, pues la patrona rodeó la plaza por primera vez tras su remodelación y la bendición de la nueva efigie. Dicho enclave recuperó, además, el cante de la Saeta Marinera, esta vez por parte del grupo Patio del Sur, que ya cantó el año pasado a la Señora en el regreso a su templo.

 

Pocos minutos después se produciría la esperada entrada al mar, tan singular y único en el Carmen de Los Boliches. La Virgen bendijo las aguas, por las que se paseó durante más de treinta minutos, mientras los fuegos artificiales llenaban de luz y color el cielo de Fuengirola.

 

Todas las hermandades y cofradías de la ciudad acompañaron a la Hermandad del Carmen en su salida, además de la corporación municipal. Entre velas, representaciones y enseres, destacaba el nuevo estandarte, que fue portado este año por el Concejal de Limpieza, Pedro Vega. El escueto y a la vez abarrotado cortejo tomó el recorrido de regreso tras la procesión marítima con gran abundancia de personas tanto al paso por Lope de Vega como por Iglesia, calles que van tomando fuerza y completan un recorrido sin dejar tedio momento alguno. Esta última contó con la novedad de los sones de la Pastoral Santa Fe de Los Boliches, tras salir de Maestra Concepción Guidet. Tampoco faltó la tradicional petalada, mientras la banda de cabeza, la de cornetas del Nazareno de Almogía, ofrecía también sus sones a la Virgen, antes de que efectuara su entrada a las 00:47h. Las últimas marchas, pulsos y mecidas tuvieron lugar en el interior del templo, entre los vítores de cientos de devotos que quisieron despedir otro 16 de julio viendo a su Virgen quedar resguardada en su parroquia.

 

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0