Desahogado el encierro de Los Boliches, que concentra más público cada año

Tras la gran cantidad de público que aumenta cada año, la policía mantuvo un espacio de seguridad para que el trono pudiera maniobrar en su encierro.


El pasado año se vivió un momento de tensión (impaciencia mejor dicho), cuando la Patrona de Los Boliches se encontraba aún a varios metros de su templo parroquial. Sucedió de cara al encierro de la Virgen, que cada año concentra a un mayor número de personas. Aún sin haber llegado a su templo, una gran cantidad de público ansiaba por esperarla en el interior de la iglesia. Este sucede puesto que, desde hace varios años, la procesión prosigue aunque la Virgen haya cruzado el pórtico de Santa Fe. Las últimas marchas, los últimos pulsos y los últimos aplausos resuenan dentro de la iglesia de Los Boliches.

 

Tanto ha prosperado este desenlace de la procesión de la Virgen del Carmen que, como andabamos diciendo, el pasado 16 de julio de 2016 una gran cantidad de personas formaron tapón en la puerta de la iglesia mientras hacían presión con tal de poder entrar a tiempo para no quedarse sin disfrutar del momento.

 

Este año, el entorno de la puerta de la iglesia ha sido controlada por la Policía Local de Fuengirola, que ha abierto un espacio en el que el trono de la Virgen pudiera maniobrar perfectamente, sin un tumulto de personas. Igualmente, ha servido para controlar la entrada de personas a la parroquia.

 

Una vez la Patrona de Los Boliches entró a su templo entre cientos de personas que abarrotaban el interior de la parroquia, se sucedieron diferentes marchas por parte de la banda de los Moraos de Almogía, que no fueron otras que Encarnación Coronada, Reina de tu Pueblo, la Salve Marinera y el Himno Nacional. Tal auge está tomando este momento final, viva expresión de la devoción a la Virgen del Carmen, que el público y los hombres de trono pidieron a la banda otra marcha más, repitiéndose de nuevo Encarnación Coronada en su estrofa cantada.

 

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0