Llega septiembre, víspera del mes del Rosario

Las fiestas en honor a la Patrona de Fuengirola se acercan. La novena, la romería, el besamanos, la Misa Flamenca y la procesión centran los cultos a la Virgen.


Fuengirola descansa de estos últimos meses de verano, atrás quedaron jornadas de encuentro, de turismo, de diversión y sobre todo de descanso. Pero llega unos de los meses que marca el calendario fuengiroleño, llega septiembre, vísperas del día grande para Fuengirola. Nada más nuestra Ciudad se prepara para vivir unos de sus días grandes, un día que será único y mágico y en el que solamente resonará un nombre: Rosario Coronada. Desde estas líneas quiero agradecer de corazón el esfuerzo y la labor que realiza la Hdad. Sacramental del Rosario cada año para que Ella brille como siempre lo hace durante la Novena, la Romería y sobre todo la Misa Flamenca y Procesión Triunfal de la Virgen por las calles de su ciudad.

 

Son días de verdadera emoción para todo aquel que ama a su Ciudad y sobre todo rinde su amor a la que es su Patrona. Entre esos días grandes destacan esos nueves días de Novena que son fundamentales para encontrarse en su Parroquia tan bella engalanada con Ella y su Hijo en la celebración de la Eucaristía y en la que cada día diferentes calles, peñas, cofradías, hermandades y asociaciones le presentan a su Patrona su cariño mediante flores y oraciones. La romería, uno de esos días en el que cada año espero la presencia de más fuengiroleños que quieran disfrutar de ese día poniendo en el centro de esa fiesta a María, la causa de toda nuestra alegría.

 

Y si me quedo con uno de los actos que más me emociona es, el Besamanos. Entrar en su Parroquia, y encontrarla tan cercana y tan humana... Momentos de peticiones, de plegaria, de cogerle de la mano y de llorar si hace falta. ¡Cómo te mira y te sonríe a la vez! Mientras que su Hijo agarrado a su pecho parece que se quiere soltar, se te ponen los bellos de punta al ponerte ante sus plantas y mirarla tan cerca a la cara que sólo te quedas cautivo, cautivo de su mirada.

 

Las horas pasan y sólo quieres escuchar ese repique de campanas, que anuncian que las puertas de su casa se abren para salir a la Plaza, una plaza abarrotada con cada año más fuengiroleños y visitantes que la esperan para mirarla a la cara y pedirle como cada año por lo que le hace falta. ¡Qué Misa tan Solemne y tan bien organizada; no hay quien la iguale!

 

Y ya empieza a caminar al encuentro de sus hijos la Patrona Coronada. Farolillos, flamenco y mujeres vestidas de gitana. No falta ni un detalle, todas las calles inundadas de ese color que la aguarda, ese color azul y blanco y ese olor a nardos que para una Virgen me encanta. Simplemente con estas líneas quería expresar y hacer llegar lo que, como yo, Fuengirola aguarda.

 

Fuengiroleños disfrutar de cada instante, de cada cante, de cada sevillana, de cada celebración en su honor, de cada calle y plaza adornada, que disfrutéis de cada momento viéndola caminar entre su pueblo, disfrutar de cada color en los vestidos de gitana, del olor a incienso y nardos, de cada repique de campanas y que Ella sea el centro de nuestra Feria, que nos acordemos de Ella, que Fuengirola se vista de gala para ver otro 7 de octubre a su Patrona, a la Virgen del Rosario Coronada.

 

Análisis: Cristian Carrasco Sánchez


Escribir comentario

Comentarios: 0