La romería remonta, pero no gana

La Virgen del Rosario volvió a Mijas para su tradicional romería. Casi tres horas de camino hacia El Esparragal, que contó con mayor participación que en 2016.


Eran las 13:22h del primer día de octubre cuando una ondeante bandera de España se adhería a la llegada de la Virgen del Rosario a El Esparragal. Fecha dicha, en la que los españoles fijaban su preocupación ante los sucesos que transcurrían en el noreste del país. Sin embargo, en Fuengirola no podía haber mayor protagonista para iniciar el mes del rosario que la propia patrona de la ciudad. Protagonismo este que pasó, incluso, al núcleo vecino de Las Lagunas, que otro año más recibió la visita de la fuengiroleña más distinguida.

 

A las 9:30h se iniciaba en la iglesia del centro, completamente llena, la Misa de Romeros con la participación del Coro de la Hermandad del Rocío, del cual algunos de sus miembros fueron los encargados de sacar a la Virgen desde el interior del templo para depositarla en su carreta. Fue el preámbulo de la salida en romería de la patrona, que fue seguida por un número de feligreses y romeros mayor que el del año pasado. Ese era el primer paso para remontar una romería que se encuentra en decadencia. El siguiente paso fue otro aumento en número, el de las carretas, que subió hasta un total de nueve. Poco a poco. El ambiente durante el camino, en cambio, aún es laxo. Aunque todo, comparado con el inapetente cuadro de la romería de 2016, era mejor que hace un año. Incluso la fecha.

 

Se recuperó la bienvenida por parte de la Hermandad de Jesús Vivo, de Las Lagunas, a la llegada de la Virgen al término municipal de Mijas, rondando las 11:00h de la mañana. Miembros de dicha hermandad esperaron con su guión corporativo para recibir a la Patrona de Fuengirola.

 

50 minutos después, a la altura del Cartujano, se procedió al rezo del Ángelus. La comitiva, tras un pausado paso por la Avenida de Mijas, continuó por Campanales y, antes de dejar esta vía, se producía la tradicional parada y el ágape habitual. El camino continuó por la carretera de Coín y el lateral del río Fuengirola hasta llegar a El Esparragal, donde fue recibida musicalmente por el Coro de la Peña Flamenca Unión del Cante. La Virgen, como de costumbre, presidió el día de campo desde su carreta, colocada ante la capilla de Nuestra Señora de la Paz, sin ninguna cinta policial a su alrededor. Allí permaneció mientras los vecinos de Fuengirola y Las Lagunas convivían en romería hasta las 18:45h, hora en la que la imagen emprendía el camino de regreso a su ciudad.

 

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0