Entre amaneceres y atardeceres


Hace treinta y un días que comenzaba octubre, mes del Rosario y, por ende, mes de gracia en Fuengirola con el día grande de nuestra amantísima patrona y alcaldesa perpetua. Rápidamente se desvanece, pues si hace nada las calles se llenaban del olor a nardos que desprendía el exorno floral de la Santísima Virgen, atrás queda otro octubre que da paso a noviembre. No sin olvidar que el décimo mes del año 2017 nos ha traído el regalo de un nuevo azul que brilla entre los rocieros, pero que sigue siendo el azul del cielo.

 

Noviembre arranca con la fiesta de Todos los Santos y el recuerdo de los fieles difuntos y proseguirá con la llegada de San Juan al Parque, nuestras dolorosas ataviadas de luto y la Solemnidad de Cristo, como Rey del Universo. Pero entre amaneceres y atardeceres, noviembre correrá hacia la luz de un nuevo renacer, el de los villancicos y belenes; mantecados y polvorones; reuniones y cenas familiares... no sin antes dar cobijo a una concepción inmaculada, y un prodigioso cumpleaños de aquel que cautiva desde hace treinta años en Los Boliches. Qué valioso es el tiempo, que hace nada nos regalaba otro octubre y hoy nos hace mirar al final de otro año.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0