María José Galdeano: "Ha sido un cambio doloroso e ilusionante a la vez"

La Teniente Hermana Mayor del Rocío hace balance sobre el treinta aniversario de la corporación y la llegada del nuevo Simpecado.


María José Galdeano Belmonte, rociera que en la actualidad ocupa el cargo de Teniente Hermano Mayor en la Hermandad de Fuengirola, hace balance de los primeros meses tras la toma de posesión de la junta de gobierno, la llegada del nuevo Simpecado y el treinta aniversario que ha vivido tanto la corporación como su coro durante el último año.

 

Se cumplen casi cuatro meses y medio de la toma de posesión de la nueva junta de gobierno del Rocío. ¿Cómo han transcurrido dichos meses?

Han sido meses de trabajo cotidiano. Hay que tener en cuenta que esta junta de gobierno es un punto y seguido de la que ya hace cuatro años tomó posesión para ponerse al servicio de la Hermandad y ello supone una continuidad en los proyectos que se estaban llevando y que al fin y al cabo son fruto del trabajo de estos años anteriores. En estos meses destaco la ilusión y empuje de los nuevos miembros de la Junta de Gobierno, las ganas de seguir trabajando por y para la Hermandad de los que ya venían haciéndolo en estos 4 años y el entusiasmo del equipo de colaboradores que están siempre dispuestos para lo que desde la Junta se les requiere.

 

¿Qué proyectos tiene en mente la hermandad a corto plazo?

Somos una hermandad viva y los proyectos no cesan. Tenemos el más importante, que es ver culminado nuestro Simpecado. Por otro lado, se está realizando el arreglo de la carreta de plata y la carreta del peregrino, la preparación de nuestra peregrinación al Rocío, entre otros…. Pero yo destacaría esos proyectos que no son materiales y que quizá, sean los más difíciles de realizar y los más difíciles de valorar y que son los que verdaderamente dan sentido a las hermandades: el ejercicio la caridad. Hace poco hemos aprobado en asamblea un donativo voluntario y extraordinario para dedicarlo exclusivamente a las obras de caridad que se estimen oportunas por nuestra Delegada y nuestra Parroquia, es un paso  más en la ayuda a los más necesitados cumpliendo uno de los fines de nuestra corporación.

 

El 2017 se ha vivido de manera intensa con la marcha y la llegada del Simpecado. ¿Qué sentimientos transmite para un rociero este cambio?

Explicar los sentimientos en general es muy complicado y no creo que yo sea la persona que deba hablar en nombre de todos. Ya lo dice la canción, el Rocío hay que vivirlo y no se puede explicar. Aun así, no os voy a dejar sin respuesta.

Para los rocieros el Simpecado es la representación de la Stma. Virgen del Rocío. Ha sido un cambio doloroso e ilusionante a la vez, pero sobre todo, lleno de AMOR y FE.

No es fácil desprenderse de la imagen que te ha acompañado durante 30 años. Son muchas las vivencias, rezos y promesas que van en ese bendito azul del cielo. Hemos aprendido a ser rocieros a su lado. Hemos compartido tantos momentos que no ha sido nada sencillo tomar esa decisión, quizá la de más responsabilidad en la historia de la Hermandad. Es tanto el amor que le tenemos que hemos considerado que ya tenía que descansar para conservarlo en el mejor estado posible. Una decisión unánime de la Asamblea de hermanos donde la generosidad fue la nota común, pensando únicamente en lo mejor para nuestro estandarte mayor. Para los cristianos la muerte es un paso más de la vida, el paso a la vida Eterna, y así vivirá Él, nuestro Simpecado Azul del Cielo, siempre presente, eternamente en nuestros corazones.

El nuevo Simpecado nace del fruto del amor y la devoción que sentimos por el que tantas alegrías nos ha dado. Una obra maravillosa de Miguel Ángel Martín Cuevas y los talleres Mendoza, que lleva toda la esencia de Fuengirola, al que ya queremos y veneramos y al que soñamos ver a los pies de la Blanca Paloma. Una llegada tras una espera llena de ilusión. Ha nacido del trabajo de todos. En cada puntada va una muestra del cariño de sus hijos. Es el Simpecado de Fuengirola. Es Nuestro Simpecado.

 

Además del punto y aparte debido al Simpecado, ¿cuál ha sido el balance del treinta aniversario de la hermandad?

El treinta aniversario para mí se ha centrado en tres pilares fundamentales, El Grupo Joven, el coro de la Hermandad del Rocío de Fuengirola y la llegada y Bendición de nuestro Simpecado.

Hemos vividos momentos llenos de emoción como fue la aceptación de nuestro Rey como hermano honorario y la concesión del título de Real. Algo que recibimos como un regalo a nuestros 30 años como Hermandad Filial.

El Grupo Joven, impulsor de actos y actividades como pudo ser nuestra peregrinación extraordinaria en el mes de septiembre donde vivimos uno de los momentos que dejará siempre marcado el corazón de los rocieros fuengiroleños, la despedida de nuestro Simpecado en tierras marismeñas, tras la celebración de la eucaristía en la ermita.

El Coro, siempre presente, pero en este aniversario aún más. Vivimos un momento mágico en la preparación, grabación y presentación del trabajo 30 Años Caminando con Ella. También en el concierto de Villancicos que por Navidad se ofreció en la Casa de la Cultura. La participación en la misa

solemne de nuestra Patrona la Virgen del Rosario Coronada y como colofón a un año de duro trabajo, el poder cantarle por primera vez en al Simpecado, algo que quedará siempre grabado en nuestras gargantas.

Y si hablamos de balance del 30 Aniversario, para mí, el momento que lo resume es el que vivimos en la misa y bendición de nuestro Simpecado el 15 de Octubre por el Obispo de nuestra Diócesis el Excmo. Rvdo. D. Jesús Catalá. No hay mejor cierre a un año lleno de emociones.

 

El Rocío es, sin duda, una de las corporaciones de la ciudad donde la participación de hermanos es bastante alta, y eso hace visible una vida en hermandad fructuosa. ¿Cuál es la clave para mantener viva una hermandad durante todo el año?

Para mí, la clave fundamental es el AMOR en lo más amplio de su significado. Pero me refiero al Amor sincero, no el abrazo efímero que se difumina al instante. El Amor infinito a nuestra Stma. Virgen del Rocío y su Divino Hijo. El amor a nuestros hermanos. Vivir con amor las decisiones tomadas. Tratar con amor los errores cometidos y sentir con amor y humildad los aciertos. En definitiva, vivir el mensaje que Jesús nos dejó.

 

FUENGIROLA CORONADA otorgó el tercer puesto entre los 5 mejores momentos del 2017 al coro de la hermandad. ¿Se es es consciente entre los rocieros de Fuengirola de la altísima calidad que hoy día mantiene?

En primer lugar quería agradecer que el coro recibiese esa posición. Es un horno para nosotros.

No sé si tendremos una altísima calidad, pero de lo que si estoy orgullosa es de la gran familia que conformamos y esa es la clave para que después de treinta años nos mantengamos unidos y con las mismas ganas o más que el primer día.

Los rocieros de Fuengirola, nuestros hermanos, se encargan de transmitirnos constantemente el cariño que nos tienen como coro, siempre está ese abrazo después de una actuación que sirve de aliento, esa mirada de emoción que te mantiene vivo, en definitiva ese empujón necesario. Nos demuestran cada día que están orgullosos de su coro. Desde aquí mi agradecimiento a todos.

Pero si de algo se caracteriza el Coro de la Real Hermandad del Rocío de Fuengirola es de su gran humildad y del amor y la fe que tienen a la Stma. Virgen del Rocío y al Divino Pastorcito, algo que se siente y se transmite en su forma de cantar. Desde aquí, y como responsable de la dirección, quiero

decirles una vez más, gracias, gracias y gracias por su entrega, solo espero poder compartir toda una vida con ellos.

Entrevista: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0