El Martes Santo se abre hueco al margen de las cofradías

La procesión de la Asociación de los Niños aporta una cantera admirable encontrando su hueco en la Semana Santa de Fuengirola.


Entre el Domingo de Ramos y el Miércoles Santo apareció, hace alrededor de una década, un desfile en paralelo a las procesiones avaladas por la iglesia. Surgió así la Asociación del Cristo de los Niños, la cual se ha buscado su hueco en la Semana Santa de Fuengirola al margen de las cofradías pero formando para ellas una cantera admirable. Todavía hay a quienes, dada su corta edad, les queda por conocer aún más nuestra Semana Santa, lo que conlleva y lo que aporta, pero no van por mal camino.

 

Puede quien, cuando su edad avance, se integre a fondo en el mundo de las cofradías, y también habrá quien no lo haga, pero de momento el gentío infantil responde a la procesión de las imágenes de Jesús orando en el huerto de los olivos y la Virgen de la Salud.

 

La comitiva partió este año, como novedad, desde el propio Parque de España, tras haberlo hecho estos últimos años desde la iglesia del Carmen (salvo en 2014 que partió desde la casa hermandad del Yacente). Todo el resto del recorrido se mantuvo como de costumbre, incluso la visita a la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, donde les recibió el párroco y Consiliario de Hermandades y Cofradías de la ciudad, quien pidió a los niños que hagan el compromiso con ellos mismos "de ser como estas imágenes que portáis, lo que representan: personas honradas, íntegras, sin dobleces, generosas hasta la entrega, como ellos se entregaron por amor a cada uno de nosotros".

 

 

Durante el paso de la procesión, amenizado por la Banda Sinfónica de la Asociación Musical Andalucía, no faltaron los vítores de los niños, el cántico de alguna saeta y el radiante clima primaveral. Ni si quiera el conocido cantaor fuengiroleño Barquerito quiso perderse esta salida procesional por el centro de la ciudad. Procesión que sigue sin deshacerse de la marabunta de padres y madres preocupados por cada movimiento de sus hijos, aturdiendo el cortejo, sobre todo, por las calles más angostas como Troncón.

 

Mención siempre importante la de la participación igualitaria de hombres y mujeres (niños y niñas en este caso) que esta asociación propone en la calle. Aunque cierto es que la Semana Santa de Fuengirola va olvidando con mucha honra el papel predominante del hombre tan solo por ser hombre, y seguro que en poco tiempo no hará falta mencionar esto en ninguna crónica más.

 

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0