La lluvia impidió el recorrido completo del Domingo de Ramos

Alta participación nazarena en una procesión que saciaba las ganas de Semana Santa para los cofrades. Se recortó camino y la comitiva no hizo estación en la plaza.


Si echamos la vista atrás, mentar a la Pollinica era hablar de la "olvidada" de la Semana Santa de Fuengirola. Papel que en Glorias desempeña nuestro propio patrón. Ese apodo quedó hace unos años, por suerte, guardado en el baúl de los recuerdos y, gracias a ello, la procesión del Domingo de Ramos no tiene nada que envidiar a ninguna de las que suceden en los días posteriores. 

 

Aún con la incertidumbre de la lluvia, que quiso salir a cubrir la jornada del Domingo de Ramos en la provincia de Málaga, la procesión partió sin demora. Es más, la siempre impuntual salida desde la Parroquia de San José, con su fachada renovada, se adelantó con la cruz guía puesta en la calle diez minutos antes de lo habitual. Sin embargo, una nube encapotó el cielo cuando la comitiva iba a disponerse a entrar a la calle San Cayetano para transitar por la Plaza de la Constitución para la estación de penitencia. Cosa que no llegó a suceder, acortando recorrido directamente desde la Avenida Condes de San Isidro a la Avenida de La Estación. Fue tan solo un instante para que el miedo se apoderara de los cofrades de Pasión que, a pesar de todo, encerraron a Nuestro Padre Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén a las 14:45h recreándose bajo la luz propia de la Costa del Sol.

 

Una alta participación nazarena, protagonizada por los más pequeños entre las filas de faraonas y encapirotados, ocupó presumidamente gran parte de la Avenida de Mijas a su bajada, y se mantuvieron intactos durante todo el camino. No faltaron tampoco representaciones del Grupo Parroquial del Carmen, las hermandades de la ciudad y la agrupación de cofradías.

Volvió a resonar la Banda de Cornetas y Tambores Las Lágrimas de Campillos, demostrando sus dotes tras el trono, que estrenaba cartela frontal. Esta proporcionó un momento emotivo fuera de la procesión, estrenando y dedicando la marcha ordinaria Como cada Domingo de Ramos al cofrade campillero afincado en Fuengirola Andrés Palacios, hermano de Pasión y ligado siempre a la propia banda de su pueblo natal. Por ello, además, la cofradía le otorgó el honor de dar los toques de campana al paso por Hermanos Pinzón.

 

La afluencia de público fue notable. Más aún en la salida, donde ya se notaban las muchas ganas de los cofrades y de quienes se acercan a disfrutar de cada una de las procesiones de las cofradías. Reconfortante y ojalá duradero para los 365 días del año. Sin embargo, el Domingo de Ramos tiene algo especial que no proporciona cualquier otro día del año, amén de la similitud emotiva que proporcionan otros grandes días que se viven en nuestra ciudad. Pero lo cierto es que la "olvidada" de la Semana Santa de Fuengirola se postula entre una de las procesiones con un aumento progresivo de su auge en el último quinquenio y seguro que en el próximo.

 

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0