El Domingo de Pascua: punto y no final de la Semana Santa

Jesús Resucitado cerró, a las 14:18h del Domingo de Resurrección, la Semana Santa de Fuengirola, en una procesión con menor participación de público que el año anterior.


La Semana Santa parece que acaba en Viernes Santo. Pero existe, sí, la última de las procesiones de esta bendita semana. Procesión ya de gloria, también, pero culmen del terremoto cofradiero que comienza con las vísperas del Domingo de Ramos y acaba con el soleado Domingo de Pascua, el de Resurrección. Pero los cofrades parecen no querer asumirlo y, a excepción de quienes forman parte de la Hermandad del Cautivo, participan en la procesión o representan al resto de hermandades en el cortejo, la poca iniciativa de estos (los cofrades) por si quiera asomarse a la que debería ser la cita indispensable de la semana continúa sucediendo.

 

El volumen de público también se relajó y dejó una salida procesional con una participación externa mejorable, que parece haber ido descendiendo a lo largo de las jornadas. A lo que dentro del cortejo se refiere, se echaba en falta una sección de nazarenos con vela más nutrida. Al menos lo compensaba la guardería, los hermanos con enseres, las mantillas blancas y la representación tanto de las cofradías como de la agrupación de las mismas, además de la corporación municipal.

 

Algo habrá que hacer para desenfrenar una desbandada en esta procesión. ¿Relevará el Resucitado a La Pollinica como "la olvidada" de la Semana Santa? No por parte de la cofradía, al menos, pues pone en la calle una procesión igual de digna que el resto. La Plaza del Carmen fue, a pesar de todo, el punto que más público acogió y, por otro lado, la popular calle Iglesia parece cuajar más con la reluciente luz del Domingo de Resurrección que con la noche del Miércoles Santo. Eso sí, en el lado que daba la sombra, más que en el que daba el sol.

 

 

Dos bandas hicieron sonar las últimas melodías de la temporada. Las cornetas de Santa Ana de Olvera regresaron a Los Boliches con el azul chillón de sus trajes y la Agrupación Musical Las Lagunas hizo brotar de nuevo el Pan de Vida de Jesús Resucitado tras el último trono en procesionar hasta la próxima Semana Santa.

 

No veamos todo desde un prisma negativo, aunque a priori esta crónica haya podido parecerla. Con la vuelta a casa del Resucitado, recogido este año a las 14:18h, finalizaba una semana de pasión, por lo general, satisfactoria en muchos aspectos. Cuando pocos minutos quedan para el encierro, quienes han venido disfrutando de toda esa semana, a pesar de estar abatidos por el cansancio, siguen pidiendo "que esto no acabe". Tan grande es todo lo vivido que uno mismo se opone al límite. Pero es el Señor, encarnado en la imagen de Cristo que nos regaló Antonio Eslava, quien pone punto, pero no final, a lo que vivimos. Y así, un año más, quien acompaña a Jesús Resucitado ya disfruta la espera de una nueva Semana Santa.

 

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0