Entre el pasado y el presente, un nuevo peregrino al que contarle el pregón de Cristina Sánchez

Cristina Sánchez dejó su guitarra por unos instantes para poner su voz al camino. Ofreció un pregón lleno de vivencias y melodías para el nuevo peregrino.


Cristina Sánchez Galdeano deja su instrumento para poner su voz. El bendito Simpecado espera que ella coja las riendas del pregón y sus palabras sonasen como las melodías de su guitarra. Eran los primeros instantes de una exaltación con un intenso sentimiento rociero. Qué menos que decir, sin ningún margen de error, que anoche se vivió uno de los pregones más emotivos y mejor ejecutados de los últimos años en Fuengirola. Cada pregonero tiene su particular forma de realizar el pregón y de transmitir. Cristina consiguió convertir su voz en melodías y anteceder el comienzo de un nuevo camino.

 

"¿Estaré a la altura?" se preguntaba, ante una Parroquia de San José llena hasta la bandera para un pregón que, principalmente, iba destinado a "todas aquellas personas que no saben de ti, que no han tenido la suerte de pisar las arenas y vivir el camino hasta la aldea almonteña". Por eso Sánchez ofreció su particular camino lleno de vivencias y sentimientos, de risas y llantos, de sabiduría rociera. "Son tantas las emociones que se vive durante el camino, que parece que no da tiempo a recomponerse".

 

La música, cómo no, también tuvo su papel imprescindible en el pregón. El coro de la hermandad, aparte de introducirnos al acto, nos remontó a la Misa de Romeros, y los sones del tamboril, Camino de Ilusiones y Contratiempo envolvían las sensaciones transmitidas a lo largo del camino rociero.

 

Los últimos versos nos resolvían el misterio. Cristina clavó sus mirada al Simpecado, "el nuevo peregrino al que le he contado en verso como es nuestro camino". Y entre el pasado y el presente como referentes, la pregonera, aún dirigida a él, le decía: "aunque podamos pensar que eres joven e inexperto, sé que estarás aprendiendo del mejor de los maestros, que cada noche en la capilla te cuenta sus sentimientos, vivencias llenas de amor, que a ti te llegan adentro".

 

Y es que si don Rafael Vázquez confesaba al presentar a la pregonera, cómo fue el momento en el que pensó en ella para serlo, sin duda alguna acertó de lleno.

 

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0