Ochenta años amparando a los bolicheros

La imagen de la Patrona de Los Boliches salía a la calle en su ochenta aniversario. Esta multitudinaria y popular procesión marinera volvió a dejar momentos emocionantes.


Ochenta años amparando a los bolicheros, la imagen de Nuestra Señora del Carmen volvió a dejar su templo por unas horas para sumirse en la marea humana que cada 16 de julio inunda las calles de Los Boliches.

 

Algo hace que este popular barrio marinero vuelva a convertirse en un verdadero pueblo cada vez que su patrona sale a la calle en busca del mar para bendecir sus aguas. Miles de personas esperan su paso por la carretera general, el paseo marítimo o la emblemática calle Iglesia, que favorablemente fue engalanada por hermanos de la Cofradía de Jesús Cautivo con flores de papel y banderolas de España que rezaban: "Reina de tu pueblo", "Patrona de Los Boliches" y "Viva la Virgen del Carmen".

 

Desde el momento de la salida, donde imperaban los nervios de la espera, el público abarrotaba las calles, las petaladas se sucedían envolviendo a la Santísima Virgen en lluvias de flores y los marineros se rasgaban la voz por piropear a su protectora.

 

Hubo un amplio despliegue de policías, protección civil, guardias civiles escoltando a la imagen y vigilantes de playa, cuyo acceso estuvo acordonado con un cordón policial para la entrada del trono. Mismamente, volvió a evitarse que el público entrase al interior de la iglesia antes que la Virgen en su encierro. Una procesión que pasará a la historia por su excesiva seguridad, nunca antes vista en esta fecha destacada en Los Boliches. Además, se llevaron a cabo varias medidas con el fin de mejorar el discurrir de la procesión, como la eliminación de las filas de promesas con velas delante del trono, quedando dichas promesas detrás del mismo y sólo los enseres y las representaciones delante.

La música también jugó su papel en el transcurso de la tarde-noche. Además de las marchas que las bandas de los moraos de Almogía interpretaban a lo largo del recorrido, el Caletero cantó la Salve Marinera cuando el trono rodeaba el monumento a la Virgen, la Pastoral Santa Fe ofrendó con sus sones en Lope de Vega y Patio del Sur hizo lo propio con la Saeta Marinera en calle Iglesia.

 

La Virgen lució sobre su pecho el broche en forma de ancla que la Cofradía del Cautivo tuvo a bien donarle durante la novena. Símbolo de la unión entre ambas corporaciones, bajo la devoción, en este caso, de su patrona. El trono, además, fue exornado con nardos, anturius y rosas esperanza de color champán y color rosa, formando un bello conjunto floral.

 

Aunque no hay un horario concreto en el que comience la procesión marítima, lo cierto es que esta ha tenido lugar en un horario muy similar a los años pasados. La entrada a la playa se efectuó a las 22:42h. Con el mar en calma, dicho paseo por el mar duró esta vez, incluso, más tiempo que lo que duraron la explosión de fuegos artificiales.

 

 

El encierro, tras un pletórico paso por la calle Iglesia, tuvo lugar a las 00:55h. Ese fue el momento en el que la Virgen cruzó el pórtico de la parroquia para regresar al interior del templo. Sin embargo, hasta un total de veinte minutos continuó meciéndose el trono dentro de la iglesia, momento que ha ido tomando relevancia por parte del público y en el que los marineros aprovechan para despedir esta procesión de gloria. La Banda de Música del Nazareno interpretaba las últimas marchas, incluyendo Reina de tu pueblo y la Salve Marinera, como no podía ser de otra manera, y acabando con Malagueña, Virgen de la Paloma, tras la petición a gritos de "otra, otra" por parte de los portadores y espectadores.

 

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    el_botijero 2.0 (domingo, 22 julio 2018 23:11)

    Me parece muy atrevido calificar de excesiva la seguridad, y más, sentenciar que la procesión pasará a la historia por dicha circunstancia... habiendo otros aspectos más relevantes que resaltar.