"Gracias, ayuda y perdón", los pilares de la Misa de despedida de don Damián

Una multitudinaria Eucaristía sirvió para despedir al padre Damián el pasado jueves, presidida por la imagen de Nuestra Señora del Carmen.


El jueves 6 de Septiembre tuvo lugar la Misa de despedida del Padre D. Damián Ramírez, sacerdote que ha estado sirviendo a la Parroquia del Carmen del Parque durante 11 años.

 

Una multitud de fieles, en una iglesia en la que no cabía ni un alfiler, no quiso perderse la oportunidad de despedirse y acompañar a D. Damián en esta misa muy emotiva pero a la vez muy especial. La corporación municipal, encabezada por la alcaldesa de Fuengirola, tampoco quiso faltar a esta cita y a la vez agradecer al párroco su labor en esta parroquia de nuestra cuidad.

 

Durante la homilía, D. Damián quiso dar las GRACIAS a sus fieles por todos estos años, y como él dijo "esta ha sido la parroquia que más tiempo he estado, gran parte de mi trayectoria como sacerdote la he pasado aquí con vosotros y estoy muy agradecido". También pidió PERDÓN por aquellos actos en el que él pudo ofender a alguien o no pudo estar a la altura cuando alguien lo necesitaba. Por ultimo pidió AYUDA, una ayuda que la necesita para el nuevo servicio pastoral que va a desempeñar en su próxima parroquia en Málaga capital.

 

Al finalizar la homilía le regaló una medalla de la Sagrada Familia a la Virgen del Carmen, como muestra de cariño y veneración a esta sagrada imagen. Por otro lado, antes de finalizar la eucaristía, todos los grupos de la parroquia se despidieron con bellas palabras de cariño y afecto a Damián, y se puede decir que todos los grupos resaltaban de él como un sacerdote servicial, humilde, amable, amigo, acogedor, cariñoso, entregado a su pueblo y a su iglesia diocesana de Málaga, y un sacerdote que ha realizado una magnífica labor pastoral en esta parroquia.

 

Antes de dar la bendición y concluir la eucaristía, D. Damián quiso despedirse diciendo a sus fieles "tener claro que os querré siempre y  os llevare siempre en el corazón". Con estas bellas palabras finalizaba la eucaristía que se prolongó mas de hora y media.

 

Informa: José Ignacio Postigo Íñigo


Escribir comentario

Comentarios: 0