Un preludio aún por perfilar, pero disfrutado

La romería se celebró con mucho mejor ambiente que en años precedentes. Hasta doce carretas marcharon hacia El Esparragal tras la Patrona de Fuengirola.


Nunca es tarde, se dice. Así que, por mucho que hayan pasado dos días tras la romería, toca hablar de la jornada del domingo como si se tratase de ayer. Y digo bien "como si se tratase de ayer" porque seguro que la mayoría de las personas que disfrutaron de la jornada festiva en El Esparragal salieron con un sabor de boca mucho mejor que en años precedentes.

 

El nuevo párroco del centro, don Roberto Rojo, que tomó posesión un día antes, se estrenaba en la parroquia con la Misa de Romeros, punto de partida de la romería, donde el coro del Rocío volvía a poner sus magistrales sones. El sacerdote invitaba en su homilía a no cerrar las puertas a los demás y acoger a todo el mundo.

 

Una hora más tarde del inicio de la Eucaristía, varios jóvenes de la iglesia fueron los encargados de sacar a la Virgen entre los aplausos de quienes la esperaban. Echó a andar, seguida de un centenar de peregrinos, y hasta 12 carretas y vehículos adornados para la ocasión, entre ellas, la Esperanza (de la Hermandad de Pasión) y las peñas de la ciudad.

 

 

El trayecto, que se realizó con total normalidad, no pudo desprenderse de las altas temperaturas. Se rezó el Ángelus a la altura de El Cartujano y, antes, la Patrona de Fuengirola volvió a ser recibida a su entrada al municipio de Mijas por la Hermandad de Las Lagunas.

 

Alegre fue el ambiente que se vivió en El Esparragal, a donde acudieron muchas más personas que en anteriores ocasiones. Quizás hubo alicientes políticos que debieran potenciarse desde el ayuntamiento y no desde los partidos, pero eso no quitó que la jornada campestre fuera más digna de disfrute que otras veces. También fue más cercana y abierta la disposición y ubicación de la Hermandad del Rosario, cerca de su Virgen, protagonista de la jornada. Esta vez sí puede decirse que Fuengirola disfrutó de su romería, pero aún queda por perfilar este preludio de la feria de octubre. Si se continua por buen camino, la romería puede terminar de remontar y, finalmente, ganar.

 

Al caer la tarde, en torno a las 18:15h, la imagen, réplica de la Alcaldesa Perpetua de la ciudad, puso rumbo nuevamente a Fuengirola, en un ambiente mucho más íntimo, mientras se celebraba en la parroquia el tercer día de novena. La vuelta al templo de la Virgen anunciaba ya que las horas del reloj y los días en el calendario pasarán en un suspiro y, a la vez, se harán interminables hasta que la mañana del día 7 llegue de nuevo. 

 

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0