La crónica cofrade fuengiroleña del 2018

Otro año que se marcha. Resumimos las principales actividades cofrades surgidas en el 2018 a través de la siguiente crónica.


Otro año que se va. La memoria de los últimos doce meses no ha sido de la más destacada. Sin embargo, nunca faltan noticias entre las hermandades y cofradías de Fuengirola.

 

Enero vino con la designación de Rosa Loza como pregonera de la Semana Santa, y la presentación del cartel que protagonizó el Cristo de la Columna. San José cerró, por unos días, para la remodelación de su fachada, propiciando un cambio estético y mejoras en la misma. Igualmente, la carreta del Rocío fue restaurada en Sevilla y los hermanos del Yacente aprobaban la inserción de San Juan Evangelista como titular de la cofradía del Viernes Santo.

 

En febrero, a las puertas de la Cuaresma, Pasión y la banda malagueña de La Victoria ya trabajaban para el que sería el principal cambio musical de la Semana Santa. Relación que, una vez pasada la semana de procesiones, llegaría a su fin. El primer viernes cuaresmero lo protagonizó Jesús Cautivo, recorriendo las calles de Los Boliches en el Vía-Crucis de la agrupación. Lució, esta vez, sin potencias, como antaño. Arrancaba así la cuenta atrás al Domingo de Ramos, que vino marcado por actos y cultos en las cofradías de penitencia, dejando nuevas estampas, como la que protagonizaron los titulares del Yacente (el crucificado, la Virgen y San Juan) en el altar mayor del Parque. Precisamente, de dicho entorno se venían conociendo los únicos cambios en los itinerarios de las procesiones de la jornada: el Yacente recuperaría la Plaza de España y la Asociación de los Niños saldría, por primera vez, desde el Parque de España.

 

Mientras los tallajes de las cofradías recibían, durante el mes de marzo, a las personas que participarían en los desfiles procesionales, el antiguo Cristo de la Expiración regresaba a la casa hermandad de Fusionada, donde ha quedado ubicado para su exposición permanente. Spes Ancora, por su lado, homenajeaba al ilustre Padre Manuel Gámez. La Semana Santa se avecinaba con un pregón crítico y claro hacia los cofrades. Sería una semana después, y tras los traslados de los titulares, cuando la Pollinica abriera un Domingo de Ramos pletórico. Sólo falló la aparición de la lluvia, que impidió el tránsito de la comitiva por la Plaza de la Constitución. La cantera también tuvo su protagonismo el Martes Santo. El punto de inflexión de la Semana Santa lo pondría la Hermandad del Cautivo con la salida del miércoles, en la que participaron casi medio centenar de mujeres con mantilla. Un día después, Fusionada abrió una jornada en la que la Hermandad de Pasión decidió no girar los tronos durante su parada frente a la iglesia del Rosario. Hecho que se repetiría con la Soledad y los titulares del Yacente el Viernes Santo, día en el que Lázaro Ruiz se despedía como mayordomo del Cristo de Las Papas, que se resguardaba en su casa hermandad cerca de las 1:30h.

La Pollinica, momentos antes de entrar en calle Córdoba
La Pollinica, momentos antes de entrar en calle Córdoba

Ya en abril, Jesús Resucitado abría las puertas a la primavera con su procesión matutina. Dos semanas después, hermandades, cofradías y grupos parroquiales de distintos puntos de la provincia de Málaga se daban cita en Los Boliches para el encuentro carmelita que organizó, en su segunda edición, la Hermandad del Carmen.

 

Mayo es mes de cruces y Rocío. Cristina Sánchez dejó su guitarra por un instante para pregonar el camino hacia la aldea ante la mirada del nuevo Simpecado de Fuengirola. Y así, pocos días después, la hermandad fuengiroleña partió tomando un nuevo recorrido (y horario) por el interior de la ciudad, y acampando en su primera noche en Málaga. Muchas emociones sucedieron hasta llegar a los pies de la Blanca Paloma. Después, tuvo lugar la presentación, el traslado a la pontifical junto al resto de hermandades malagueñas y el encuentro al alba en la procesión de la Reina de las Marismas, con el sonido de 34 campanillas. Por estas fechas, el Rosario recibía el título de Antigua y Venerable Archicofradía, y los jóvenes del Yacente peregrinaban antes los pies de la la Virgen de la Victoria en el 150 aniversario de su patronazgo en la diócesis y el 75 de su coronación.

 

La propuesta del cambio de hora del Corpus marcó el mes de junio. La procesión del Santísimo transcurrió por las calles de la feligresía de San José en horario vespertino. La custodia fue portada, por primera vez, en andas, y los vecinos montaron sus altares, recuperando una esencia que se va perdiendo entre las cofradías y parroquias. Además, la Pollinica y la Virgen del Rocío, que protagonizaron altares, se encontraron antes de su vuelta al templo, propiciando un momento único. Por su lado, la Hermandad del Cautivo y Fusionada abrían un periodo de elecciones que, poco a poco, continuaría en otras tres corporaciones. Antonio Blanco y Pepe Peregrina salieron elegidos.

 

Aunque a finales del sexto mes del año ya se celebran los primeros actos en torno a las fiestas del Carmen, el mes carmelita por excelencia es julio, el cual también vino con las elecciones en Pasión, con una nueva junta de gobierno de 41 personas, con Antonio Ramírez a la cabeza. En el Carmen, mientras Los Boliches celebraba el ochenta aniversario de la imagen, el grupo parroquial del Parque estrena nueva presea para su titular e incorporaba banda abriendo en cabeza (la de cornetas de los verdes de Almogía, que llegaba por primera vez a Fuengirola).

 

En el tranquilo mes de agosto, la Parroquia del Rosario celebró Función Religiosa en honor del Patrón de Fuengirola y San José cerró el verano con la velada en honor a la Virgen del Mar, que procesionó por su barrio hasta llegar a la parroquia. La verbena tuvo lugar en la calle Juan Antonio Jiménez Higuero, como novedad.

 

Septiembre no se presentó tranquilo. Decíamos adiós al querido párroco del parque, don Damián. Días después ocurriría lo mismo con el párroco del centro, don Carlos Acosta, dando la bienvenida, por ende, a los nuevos sacerdotes que ocupan sus labores en los respectivos templos. A la otra orilla del río, Lidia Vega renovaba su cargo como Hermana Mayor del Carmen tras el cabildo de elecciones. Antes de terminar el mes, Alfonso Gómez Barea pronunció el pregón mariano en honor a la patrona y, días después, se celebró la romería en su honor, con un mejor ambiente que en años precedentes.

 

Octubre es mes de Rosario. La novena y el besamanos dieron paso a la Misa Flamenca, cantada por el Coro Parroquial de Santa Fe de Los Boliches, y a la multitudinaria procesión de la alcaldesa perpetua de Fuengirola, cuyo trono fue acompasado, por primera vez, por los moraos de Almogía. Durante la feria de otoño, se hacía pública la decisión de Montosa de dimitir como Hermano Mayor del Rocío por problemas de salud, lo que abriría de nuevo un periodo electoral en la corporación rociera, aún a falta de las votaciones en el Rosario.

La Patrona de Fuengirola entrando a la Plaza de la Constitución
La Patrona de Fuengirola entrando a la Plaza de la Constitución

Precisamente, en el mes de noviembre tuvieron lugar las elecciones en la archicofradía de la patrona. Rosa Loza salió elegida nueva Hermana Mayor del Rosario y el párroco de Los Boliches fue nombrado nuevo consiliario de la agrupación de cofradías. 

 

En diciembre, que comenzó con el tradicional rosario de Adviento, las parroquias del Parque y San José han celebrado sus bodas de oro. Antes de terminar el año, los hermanos rocieros ya han elegido a su nuevo hermano mayor, Félix Reyes, mientras las navidades ocupan la agenda de las hermandades y cofradías de la ciudad, ya pensando en lo que deparará el 2019.

Informa: Javier Sedeño Ríos


Escribir comentario

Comentarios: 0